jueves, 9 de octubre de 2008

El Ojo Que Escucha


Para comenzar este nuevo punto, mes es necesario definir que el sentido de la vista es totalmente distinto al del oído. El primer sentido (vista) decifra la luz para nosotros y el segundo (oído) decifra los sonidos, que por obvias razónes, no son lo mismo.


Entremos de lleno a la escena.


Situación:


Un hombre al que le dicen Toti se encuentra escuchando música. El aparato que emite la melodía se encuentra a un lado de este hombre, a un volumen relativamente bajo (digamos que no se distinguía el sonido).


Ahora bien, dicho hombre se encuentra intentando escucharla, pero no lo logra. Aquí, en este instante, Toti gira la cabeza intentando escuchar mejor y en vez de acercarse hacia el artefacto (que sería lo correcto si nuestro fin es poder entender la múscia) lo observa y estudia el sonido nuevamente pensando en la posibilidad de que se escuche mejor mirando hacia esa dirección. ¿No es irónico? Yo no escucho con los ojos.


Lo será, pero sucede (a mi me pasa, jaja).


Recuerden. ¡Es en vano mirar el parlante para escuchar mejor!


Saludos.

1 comentario:

Mar dijo...

hola! muy buen blog m gusta mucho al idea de los puntos impensados es como una actuacion innata de las personas q son bastante boludas a veces!! jeje saludos! felicitaciones. by Martu!