jueves, 26 de febrero de 2009

Cumpleaños


Como todo el mundo sabe, un cumpleaños es un cumpleaños. Y un cumpleaños no es un cumpleaños si no se le canta el cumpleaños al cumpleañero. ¿No es así?. Bién, entonces situémonos jústo al inicio del cántico.

Demás está decir que no es lindo que le canten a uno el cumpleaños, pero la costumbre es la costumbre e igualmente miles de amigos se preparan para cantarte y aplaudirte.

-!Quee los cuumplaa Feeliz! El lento comienzo de siempre genera dudas y además está el compañero que observa quien canta y quién no; en una especie de "yo hago lo que hace la mayoría".

-¡Que los cumpla feeeeeliz! Por segunda vez. En la segunda tirada, la ola arrasta mas gente y se hace más fuerte el canto, llegando hasta volúmenes saturadores. Y con ansias de elevarlo cada vez más.

-¡Que los cuuuumpla...!!! ¡Clímax, momento de tensión! Justo en este instante la mayoría se dará cuenta que ninguno de los invitados acordó con el otro como llamarían al cumpleañero en el canto y por eso cada uno de los entonadores gritará un nombre o apodo diferente, creando una sopa de apodos del cumpleañero. Siempre pasa. ¡Pero que bueno son los cumpleaños!

2 comentarios:

florencia y. dijo...

jajajaja q zarpado q sos..muy bueno este punto impensado..ja
soy de las q odian q le canten el feliz cumpleaños..x lo tanto tb odio cantarlos..
pero q bueno estan los cumpleaños..jajaja
salutes!!

Anónimo dijo...

muy bueno este!! es re feo cuando no se ponen de acuerdo q nombre decirle al cumplañero...es un kilombo!! adoro mis cumpleañoss! < pame >