jueves, 10 de septiembre de 2009

Observado


Luego de un tiempo, el regreso.
Este punto es un poco narcisista digamos. O egocéntrico será mejor decir, y se hizo más fuerte luego del éxito de una película. Además no tiene nada de malo ni le hace mal a nadie. Espero.

Aquí lo veremos:
Muchas veces. A lo largo de la noche. Cuando todo el mundo duerme, y solo se escuchan los ruidos de allá afuera. Nos abraza esta escalofriante sensación de que nos están observando. Buahaha ¡ha! ¡ha! ¡ha! ¡Auuuuuu! (el sonido del lobo jaja).

¡Uf! Qué sensación, como esa misma impresión que te da si serías Truman, el del Show de Truman (jaja). Alguna vez ha sido tal la paranoia que dudaste sobre si alguien te espía, fuese un agente de la CIA, o un vecino/a, o un periodista (¡ohhhh! famosísimo era jaja).
La cuestión es que a uno le cuesta mucho creer que está solo cuando lo está. O cuando lo piensa que está...

1 comentario:

pauguer dijo...

truman show, lo pense mil veces jaa. es como decis: esa extraña necesidad de sentir que alguien nos observa, y asi reemplazar, por esta especie de morbo, el miedo a la soledad. me gusto este punto impensado