jueves, 28 de enero de 2010

Por Apurado


A continuación, una aberrante situación de enojo colérico. En solo un instante pasas de ser una tranquila oveja pastando en la mitad de su vida, a ser el demonio mismo. Y enojado.

Nos encontramos en grupo. Somos 4 personas charlando y esperando con mas ansias que cuando tenes hambre y ves a alguien comer; que nos avisen donde vamos.

Que yo, que vos, que el Paco se perdió, parloteaban los muchachos. Mientras el tiempo pisaba cada vez con mas fuerza nuestro tubo de oxígeno.

Cinco minutos antes de la hora límite suena el teléfono. Es la llamada. Ya sabemos donde ir. Nos avisaron que tenemos que ir ya, en menos de 5 minutos, a una fiesta genial. Si se nos acaba el tiempo, no podemos entrar.

¡Vamos! ¡Rápido! Gritaron los tipos. Limpiamos todo con una asombrosa velocidad y salimos disparados para el vehículo. Éramos 4, cabíamos de 10.

¡Vámos rápido! Decían desesperados.

Con un envión bastante importante llegamos al auto. Y cuando el conductor iba a destrabar las cuatro puertas juntas, no va que intento abrir en el mismo instante que lo hace él, y mi puerta no se abrió. Todos entraron menos yo. Me quedé afuera por apurado. ¡La puta madre! Tuc, tuc, tuc tuc, le toco el vidrio. Abrime que justo...

Saludos.

10 comentarios:

sOlcharzz* dijo...

jajaajajaja buenísimo! siempre me pasa! es la p... casualidad!

Chano dijo...

Siempre me pasa con el tarado de mi hno U.U
jajaja

Javier Trettel Buteler dijo...

Típico

Anónimo dijo...

Ja ja, Facu, eso pasa cuando quiero abrir las puertas de mi auto con la llave, que, por supuesto, abre las cuatro y siempre pero siempre, hay un gil que intenta abrirla y la anula. A quién no le pasa esto? Buenísimo!!

Valèrie dijo...

Accidentes de la vida cotidiana :P

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* dijo...

Hola!!
Después de casi dos meses de ausencia, por motivos laborales, y con el tiempo justito de postear minimamente, ahora ya con más dedicación y tiempo, paso a saludarte y ver actualizaciones.

Siempre un placer visistarte, con mis mejores deseos de serenidad, recibe un relajante y cálido abrazo para tu ser.

Beatriz

peper dijo...

a quien no le paso eso alguna vez?
por apurado para querer subirse primero al auto..
jaja.
un beso facuu

Gitana de Arte dijo...

Fantástico ver como tu cotidianidad es el motivo para construir relatos encantadores. Un abrazo desde Colombia!

DINOBAT dijo...

Se nos caga la vida en un segundo...

Anónimo dijo...

Hola Facu, a mi hermana siempre, pero SIEMPRE, le pasa esto de intentar abrir la puerta del auto antes de que la destrabe... y esperando mi puteada, se dice sola: "Qué boluda, siempre me olvido! Estos autos modernos..."