jueves, 26 de agosto de 2010

Colapso Deportivo


Jugando al basquet. Es un partido intenso donde vamos empatados 68 a 68. Fintas que van y vienen engañan a todos, cortinas por doquier (son acciones de basquet), y también topetazos intencionales se funden en una honorífica batalla por salir victorioso.
Cualquiera puede ganar. Y como todos saben; aunque sea un juego, ganar es ganar. Y por eso podemos sacrificar la moral para ganar el juego. Por lo tanto es normal que por ahí se muelan a puñetes cuando la corona aun no decidió en que equipo posarse.
Así sucedía en este instante. Yo manejaba el balón y mi defensor intentaba robármelo. Los segundos pasaban y el tiempo se acababa. En un intento de acercarme al aro para poder lanzar mejor me como un codazo en la costilla derecha. Ahí nomás quedé inmovilizado. Quería tomar aire pero mi vías habían colapsado. Todo se tornaba obscuro. El sonido de la gente se apagaba y mis abdominales estaban endurecidos y sin señal.
Me tiré al piso y sentí el desmayo detrás de mi. Pero poco, al paso de los segundos, comenzé a recuperarme y a entrar en si.
-Ya estoy bien, ya estoy bien. Tiré.
Me levanté tocandome la costilla que no me paraba de doler por el codazo. Y mientras tanto caminaba por la cancha con la pierna izquierda rengueando.
¿Rengueando? ¿No había sido la cositlla? Bueno. Es involuntario. Es un punto Impensado.

2 comentarios:

Petardo Contreras dijo...

Vamos a lo importante 68 a 68, últimos segundos!
QUIEN GANOOO!

Te entiendo, fui pivot un tiempo largo y la de codazos, arañazos, o rodillazos no te puedo explicar.
Codazo de otro pivot de unos 2,05m y 120 kilos, me dejaron con una costilla fisurada.

Saludos!

Elba dijo...

Hola Facu , te invito a mi blog de prmios , alli hay regalitos para vos...abrazo